Gilles Clément en Zaragoza.

gilles clément

Con un apretón de manos y la sonrisa tímida de Gilles Clément, comenzó un rato agradable donde hubo complicidades, empatías, sorpresa, asentimiento, y sobre todo admiración.

Me arregló el día cuando me dijo que se acordaba de mí después de casi 20 años, cuando aún compatibilizaba mi oficio de jardinero con el de paisajista.

Su conferencia ya la había oído en Barcelona por el 2008…? y la volvería a escuchar con la misma atención.

Habló del Jardín en Movimiento, El Jardín Planetario y del Tercer Paisaje. Sus tres ensayos que resumen la filosofía de trabajo que profesa en jardinería y paisajismo.

Su discurso tranquilo y pacífico contiene un mensaje de rebeldía que cala con facilidad en una sociedad indignada con el poder y dolida por el desengaño. No solo los jóvenes estudiantes de la Escuela de Ingeniería y Arquitectura le escucharon con atención, también lo hicimos los que ya no tenemos edad para revoluciones y que llevamos algunos años intentando hacer más agradable la vida de la gente.

Pero más allá de la evidente conexión con el público, está el otro mensaje, el del jardín hecho con la naturaleza y no contra ella.

El reto para los que llevamos algún tiempo ejerciendo la profesión, es acercar la teoría y la práctica.

Para Gilles Clément, el jardín es una intervención muy artificial y como tal, requiere un esfuerzo y un consumo de recursos que se puede minimizar si conocemos y trabajamos con y no contra la naturaleza. El jardín se proyecta sobre la tierra con el tiempo, más que en la mesa de dibujo con lápices y pinturas, o con los 3D, SketchUp y demás. A la hora de proyectar, prioriza las primeras sensaciones que se obtienen al visitar el lugar, sobre la información objetiva del mismo. Para él la inmersión en el sitio es la clave para empezar el jardín.

No se trata de dejar el espacio sin ningún tratamiento, ya que entonces no se podría llamar jardín, sino de establecer unos criterios compositivos que lo construyan, y llevarlos a cabo con la filosofía del ‘con’ y no el ‘contra’. Hay que tomar decisiones dando prioridad a unas especies sobre otras, pero aplicando la flexibilidad a todos los conceptos, aún a riesgo de perder las formas concebidas en beneficio de las de la naturaleza… Este fue uno de los temas del debate post-conferencia que aún puede dar de sí.

Jardín en movimiento

Por otra parte, el dejar hacer a la naturaleza, no suele estar bien visto cuando los espacios son frecuentados por el público en nuestra sociedad. Las intervenciones post conferencia mostraban que las sociedades mediterráneas como la nuestra, aún están defendiéndose de la naturaleza mientras reflexionan si no habrá otra manera más fácil, económica y tranquila de llegar a jardines agradables. En este punto, la conferencia de Gilles Clément viene en el mejor momento para llevarnos hacia el lado de la reflexión sobre dejar la lucha, y pasar a la colaboración aprovechando el enorme potencial de la naturaleza.

Por último, tras esta filosofía hay un profundo conocimiento de la vegetación, sus comportamientos y las técnicas de cultivo, que facilita la toma de decisiones. Para ajardinar por sustracción, como él dice, la prueba, el error y la observación han sido sus mejores maestros, y el hecho de ser Ingeniero Agrónomo además de Paisajista le ha ahorrado algo de tiempo.

Si estáis a última hora del día y para rematar, os recomiendo el movimiento nº 2 (largo) del Concierto para laúd en Re Mayor de Vivaldi RV 93.

Que descanséis.

vía Carlos Ávila, paisajista y profesor de la Escuela de Ingeniería y Arquitectura de la Universidad de Zaragoza, nos trae a Gilles Clément. NO OS LO PERDÁIS!! | LinkedIn.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.