El jardín “ECO”

Pocas cosas hay tan artificiales como un jardín.

artificial garden

Puede sorprender que un paisajista diga esto pero si no fuera así, nuestra profesión y la de jardinero no existirían. La naturaleza entendida como el libre desarrollo de la vegetación se queda fuera de los límites del jardín. Si no intervenimos con trabajo y recursos, el jardín dejaría de serlo para pasar a convertirse en trozo de monte o de campo, que por otra parte tanto apreciamos en nuestras salidas al aire libre.

El jardín ECO hace referencia a ecológico y económico. He querido simplificar el título de esta entrada y destacar la relación entre la ecología y la economía del jardín. En otros términos: el jardín sostenible.

El manejo de la vegetación a través los elementos de los que depende, es la clave de este tipo de jardín. El agua, el suelo, la orientación y las técnicas de cultivo determinan qué especies van a darnos lo que esperamos de ellas. Hasta aquí nada nuevo ni ECO. Lo interesante comienza cuando a través de la observación vemos como se comporta la vegetación de nuestro entorno, que es donde estaría nuestro jardín.

Abedul 1

Su presencia, desarrollo, su forma, su salud…, nos dan pautas para reproducir aquello que la naturaleza consigue por sí misma y que por lo tanto requiere menos de nosotros.

Abedul 2

Por ejemplo, pocos jardineros dirían que un abedul puede vivir en los blancos montes monegrinos sin cuidados especiales. Conozco uno que está en perfectas condiciones en un lugar inesperado. Se trata del jardín abandonado de lo que fue el Casino Montesblancos, donde la mayoría de la vegetación implantada ha desaparecido. Solo quedan los más fuertes: pinos, cipreses, adelfas, pitas, granados, evónimos, pittosporum, alguna hiedra en alguna umbría… y nuestro abedul. En un rincón a la sombra de unos edificios, en un parterre donde van a parar las aguas de lluvia de la carretera y de los tejados.Abedul 3

Se trata de un caso de orientación y lugar adecuados. Los edificios le protegen del sol más intenso en verano, y las superficies de los pavimentos y las cubiertas de alrededor le proporcionan una ración extra de agua de lluvia. Posiblemente el suelo donde vive tenga buen drenaje, pero este extremo no lo he comprobado.

Abedul 4

Nuestro objetivo es conseguir que la vegetación necesite lo menos posible de nosotros, tanto en recursos como en trabajo. Observando este ejemplo podemos concluir que orientación y gestión del agua son claves para la creación y el mantenimiento de un jardín ECO.

En artículos posteriores iremos viendo otros aspectos que como éstos, nos ayudarán a conseguir que el jardín sea barato, respetuoso con el medio ambiente y agradable. Como iréis viendo, me inspiro en la filosofía del Jardin en Movimiento de Gilles Clément.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.