INFRAESTRUCTURA VERDE Y CONVENIO EUROPEO DEL PAISAJE

Inner Relief Road

En 2010 La Generalitat de Catalunya edita la primera Guia de Estudios de Impacto e Integración Paisajística y ahora sale la gallega. Se trata de documentos que indican las pautas a seguir para realizar este tipo de estudios, junto a los de impacto medioambiental, hace tiempo conocidos y obligatorios en gran cantidad de actuaciones.

Se realizan Catálogos de Paisaje, Cartas de Paisaje, Guias de E.I.I.P. y otros instrumentos para la protección, planificación y gestión del paisaje como resultado de los compromisos de reconocimiento jurídico del mismo, de definición y aplicación de políticas paisajisticas, de establecimiento de participación pública y de integración del paisaje en las políticas de ordenación territorial y urbanística. Hasta aquí el Convenio Europeo del Paisaje.

Por otra parte, las políticas en Infraestructura Verde del Consejo de Europa serán las que realmente pongan hilo a la aguja si se cumplen los plazos. El Convenio inició su andadura en el año 2000 con una declaración de intenciones que fue sumando adeptos hasta la fecha de hoy, pero su implementación afecta menos directamente a la población y a más largo plazo, que lo que propone la Política de Infraestructura Verde de 2011 y que definirá en 2014 los niveles nacional y regional.

Entre otros beneficios de tipo ecológico y de biodiversidad, la Infraestructura Verde conectará los sistemas verdes urbanos con los periurbanos y los naturales, proporcionando cambios importantes en el medio urbano que beneficiarán directamente a sus habitantes: control de temperatura, avenidas por tormentas, e inundaciones; almacenamiento de recursos hídricos; purificación del agua; reducción de la erosión y de pérdida de suelo; incremento de la fertilidad del suelo; mitigación del cambio climático; aumento de la inversión y del empleo; aumento de la productividad; disminución de la polución; aumento del atractivo turístico…

Sólo he nombrado algunos de los beneficios que afectan más directamente a los habitantes de pueblos y ciudades. La fuerza y el valor de la Política de Infraestructura Verde consiste en su integración en las políticas europeas de: Agricultura, Montes, Naturaleza, Agua, Costas, Mar y Pesca, Cohesión Regional, Transporte, Energía, Prevención de Desastres Naturales y Ordenación Territorial.

Por otra parte, la estrategia de desarrollo de la Infraestructura Verde contempla inversiones importantes entre 2014 y 2020 que vuelven a la sociedad multiplicadas entre 6 y 8 veces por ejemplo en el caso de prevención de inundaciones, en forma de ahorro en construcción de infraestructuras verdes con respecto a las infraestructuras grises (tradicionales realizadas por el hombre con materiales inertes: hormigón, hierro…) y reparación de daños a posteriori. Otro ejemplo es Natura 2000: 1,7 millones de visitantes al día en áreas Natura 2000 gastan entre 50 y 80 billones € al año.

 ¿Se está preparando el marco de un cambio de mentalidad en la sociedad y sus representantes, que dirija esfuerzos y recursos a la mejora de la calidad de nuestros entornos?

Me gustaría pensar que los que tienen cierta responsabilidad sobre nuestras vidas ven que necesitamos salir de la espiral del desarrollo económico puro y duro. Que la economía es un medio y no un fin. Que siendo necesaria, si no acaba aumentando la calidad de vida de la población, no sirve. Y que la sociedad está viendo que la calidad de vida, cubiertas las necesidades básicas, incluye entornos y lugares habitables mas allá de la riqueza económica. Los Paisajistas aprendemos a movernos con estos criterios desde el primer día de clase.

Para más info: Bases de la Infraestructura Verde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.